Blog post

Día 3. Una Camioneta llamada Vida

Abril 23, 2017

Por @mayracarreno

Hoy decidimos salir más tarde y disfrutar del Airbnb, aprovechamos para tomar fotos, escribir en la página y desayunar tranquilamente. Manu y Omar salieron temprano a correr al Golden Gate Park y estrenaron las Gopro que nos regalaron el día anterior junto con los accesorios, toda una novedad.

@manumanuti

“Nunca había corrido en San Francisco, y siempre le he tenido mucho respeto a las incontables subidas y bajadas de sus vertiginosas colinas. Omar y yo hemos sido compañeros de running desde hace tres años, y antes que comenzara el viaje hicimos el pacto de los #tenisviajeros; acordamos correr por lo menos una vez en cada uno de los lugares donde nos quedemos a pasar la noche. Fueron poco más de 5 km en el hermoso Golden Gate Park, pasando por fuera de 2 museos espectaculares: de Young Museum, de bellas artes, y el California Academy of Science. También nos topamos con la versión contemporánea, y en carne y hueso (más hueso que carne) del ejército de terracota de Qin Shi Huang, un grupo numeroso de asiáticos madrugadores, de unos mil años de edad cada uno practicando tai chi en la explanada del Music Concourse. Cuando llegamos a la casa, nos topamos con la vecina, quien resultó ser una veterana maratonista francesa, y que por supuesto nos humilló contándonos de sus proezas atléticas”. Confesiones de Manu -muy sudado, pero feliz por el entrenamiento-.

A medio día Omar, Rebe, Arturo y yo fuimos a explorar brevemente el vecindario mientras que Manu y Fer se quedaban trabajando un poco -Fer en realidad se la pasó bailando y cantando (gritando, como gaviota californiana). En la esquina de enfrente hay un pequeño mercado llamado Luke´s Local donde venden un café que aparentemente es muy recomendado; se llama Sight Glass y además de comida, venden hermosas flores ya listas para poner en el jarrón.

Desayunamos de nuevo en La Boulangerie pero esta vez pedimos huevos con pan. Lo más curioso de esto es que siendo un lugar tan “hipster” tenían reggaeton de fondo; yo tengo el presentimiento que fue porque pensaron que siendo hispanos eso nos gustaría, aun así, fue algo gracioso.

@rood_omar

En la tarde nos dirigimos hacia el Golden Gate y subimos la colina para tener una perspectiva mas amplia del lugar. Aunque soy amante de la neblina, no estaba ni tan despejado ni con la suficiente bruma como para que nos encantaran las fotos que estábamos tomando. Ya eran las 3 de la tarde y nos fuimos a buscar dónde comer el tradicional Clam Chowder porque varias personas nos mencionaron que esa era la especialidad en Sausalito, del otro lado del puente. 

@mayracarreno

@manumanuti/@fercaballero

Llegamos a comer a un lugar llamado Fish, está justo en el Puerto, junto a un pequeño muelle. No es muy barato en comparación de otros lugares, pero valía la pena. 

Omar pidió unos Oyster Fried Chips – la versión de Fish and Chips, pero rellenos de ostiones- que le costó $16 usd; Arturo y Manu el Clam Showder por $9 usd y Rebecca una crema de espárragos con champiñones por $6 usd.

@mayracarreno

@mayracarreno

@mayracarreno/@manumanuti

En el  camino de Sausalito al distrito de Mission hicimos algunas paradas para que Omar y Manu tomaran unas fotos, especialmente en la Saint Mary’s Cathedral, una monumental iglesia católica diseñada por arquitectos locales, en colaboración con otros internacionales del MIT. Fue un viaje larguísimo, de ahí nació el HTn#vanlife por que llevábamos toda una vida en la camioneta.

@mayracarreno

Mission District es “el barrio de los hipsters”. Cuando nos dijo eso Arturo me imaginaba cafeterías y lugares muy “hip” pero al llegar me percate de que el lugar es como en realidad inició el termino hipster y es como si se hubiera congelado en esa época. Entramos a thrift stores donde Fer se compro ropa de la india y Omar y Rebe consiguieron una penny -una pequeña patineta con rueditas que brillan en la obscuridad- por $20 usd.

@fercaballero

@manumanuti

Después, caminamos unas cuantas cuadras fuera del barrio para ir por un café ¿Adivinen cuál? el popular Sigthglass. El lugar esta hermoso. El piso es de pequeños mosaicos, la barra y las repisas llenas de pequeños detalles que hacen una composición muy limpia y estética. El café, por cierto, estaba delicioso.

@mayracarreno

Más tarde, regresamos a nuestro ritmo rumbo a la van (porque nos parábamos a cada 10 m) y ya en el Airbnb nos pusimos a trabajar en las fotos que habíamos tomado.

Mas adentrada la noche a Rebecca y a mi nos empezó a molestar el hambre, y convencimos a Omar y Arturo de ir en búsqueda de comida. Ya eran las 10:30 por lo que muchos lugares ya estaban cerrados y por lo tanto limitan en exceso las opciones. Caminamos hacia la calle Haight St. que está a 3 cuadras de donde nos estamos hospedando.

Esta calle te transporta a un lugar completamente diferente, a lo mejor y sentimos eso por que ya era de noche. Todo estaba cerrado pero las luces neón y las tiendas que habían nos tenían a todos con la boca abierta. Ibamos caminando en búsqueda de comida y de repente pasó una patrulla a toda velocidad, como al minuto pasó otra y seguida de esta otras dos más.

Me paré un momento sin saber que estaba pasando; en esta calle hay muchos homeless y todos empezaron a gritar y hablar y no sé como describirlo pero el ambiente se tensó de una manera muy extraña. Volteé a ver a Rebecca para ver su reacción y saber si yo era la única que lo sentía, y en cuanto cruzamos miradas me dijo

– Please vamos a meternos a un lugar ahorita mismo.  Al parecer los policías estaban en búsqueda/persecución de dos personas.

Entre el miedo, la adrenalina y la emoción, seguimos caminando a un paso más acelerado hasta que encontramos por fin un lugar de comida Thai, al parecer el único abierto a las 11 de la noche. Cenamos un exquisito Pai Thai y nos regresamos más tranquilos al Airbnb.

Tengo que confesar que me encantó mi experiencia y les recomiendo ir (no para que vean persecuciones) si no por que hay muchos lugares muy interesantes.

By mayracarreno

Previous Post Next Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *