Blog post

Día 6. Los peores exploradores del mundo

Abril 26, 2017

Por @manumanuti

De “vamos a tomarnos una botellita de vino”, arrasamos con la cava de la casa. La verdad es que ya nos hacía falta una noche de cena rica, hogareña, y después platicar, primero de cosas serias, y luego de estupideces que nos hacían reír, y decirnos cuánto nos queríamos cada 15 minutos.

@mayracarreno

Al siguiente día, con el pretexto de una ligera resaca -la excepción fue Rebe que despertó fulminada por una cruda demencial que la mantuvo inconsciente casi toda la mañana. Arturo se lució haciendo el desayuno para todos – unos huevos revueltos con queso, licuado de plátano (para prevenir los calambres montañosos) y café. También preparó el lunch porque la actividad planeada para el día era un hiking, y no regresaríamos a la cabaña hasta en la noche.

@mayracarreno/@manumanuti

Partimos a medio día, y nos llevábamos ni media cuadra cuando Fer nos pidió volver a la casa,

– Necesito ir por mi medicina del asma. Y yo que la creía invencible.

Recorrimos nuevamente la sinuosa carretera, con su columnata de pinos afilados. El Capitán nos dio los buenos días y continuamos unos 40 minutos hasta el Half Dome Village. Estacionamos la camioneta y atravesamos a pie un campamento. Había desde las tiendas de campaña más espartanas clavadas al piso – Omar estuvo a punto de matarse, al tropezar con uno de los clavos, y de paso dejar sin hogar a algún desafortunado turista- hasta inmensos y lujosos campers que más bien parecían castillos vagabundos.

@rood_omar/@fercaballero

El hiking que elegimos fue el de Mirror Lake Trail.

Antes de entrar revisamos la ruta en el mapa, y cuando digo revisamos me refiero a que ellos lo hicieron – yo solo me concentré en no torcerme algún tobillo y sobre todo en aprenderme las instrucciones para enfrentar a un puma en caso de un encuentro inminente. Básicamente, tendría que asustarlo alzando los brazos y gritando, si eso no funcionara, tendría que lanzarle piedras y ramas, y si fracasara con esos primeros dos intentos, y el puma decidiera atacarme, se recomienda pelear uno a uno con el feroz animal *termina como Leonardo DiCaprio en The Revenant*

Caminamos colina arriba por un estrecho sendero, entre rocas grises cubiertas por musgo, y la música del río como la mejor orquesta del mundo. Cada quién se iba deteniendo a tomar fotos, aunque acordamos permanecer en parejas por si alguno se perdía, al menos tuviera compañía. Antes de llegar a la zona del lago, había una pequeña piedra en medio del agua, como una diminuta isla despoblada, así que decidí quitarme las botas para naufragar en ese sitio.

@rood_omar/@manumanuti

No podría explicarles lo fría que estaba el agua, tanto, que más que hielo parecía fuego. Inmediatamente dejé de sentir los dedos de los pies. Después de tomar la foto, me puse nuevamente la doble calceta, después las botas y proseguimos con nuestro camino.

@fercaballero

Cuando llegas a la zona principal de Mirror Lake entiendes el nombre. Su superficie tan diáfana es como un espejo natural que refleja de manera idílica la punta de las montañas glaciares y los cielos nebulosos de Yosemite. Permanecimos ahí un buen rato, y caminamos lentamente por la orilla hasta el final del trail. La verdad es que aunque somos los peores y más mediocres exploradores, no hubo ninguna contingencia. De hecho se pueden ver personas de edad avanzada, con bastón doble a la velocidad de un caracol, recorriendo los alrededores.

Fer, por su parte, tiene un romance extraño con los árboles, los abraza y les dice que los ama,

– Te amo árbol, a ti también te amo, y a ti. Sollozaba Fe . Es que no puedo dejar de llorar.

Y suena tonto, pero realmente parece haber una conexión mágica entre ellos, una historia de amor correspondida. A mí en cambio, parece que la naturaleza me detesta; Omar me pidió que también abrazara un árbol para una foto, y de repente empecé a sentir punzadas en el pecho. Cuando me separé del tronco estaba cubierto por cientos de diminutas hormigas dándome micro mordidas en el cuerpo. Me las sacudí frenéticamente y luego nos morimos de la risa.

De momento todos teníamos hambre, creo que estamos sincronizados, así que decidimos volver a la van y manejar hasta la Village Store a comer en las banquitas de madera. Una ardilla testaruda nos robó algo de comida, y dos cuervos del tamaño de perros, nos vigilaban desde lo alto, como si estuvieran esperando nuestra muerte para robarnos el alma.

Cerca del atardecer, nos detuvimos dos veces más; la primera a espaldas del Capitán, y la segunda en el Mirador del Túnel, desde donde se puede observar gran parte del Valle y la majestuosa Bridalveil Waterfall. Omar y Rebe llevaban días queriendo tomar una foto a bordo de la “penny” que se compraron en Mission District, en San Francisco, y a mitad de la carretera principal, lo intentaron varias veces, entre los autos, hasta que lo lograron.

@manumanuti

@mayracarreno

Cuando llegamos a la casa, estaba por anochecer.

Mientras los demás hacíamos varias cosas en el interior, Omar y Rebe se salieron a la calle a caminar y tomar fotos de las cabañas del vecindario con la última luz del día. El cielo fue tan rojo, que parecía un incendio forestal inerme, lejano en el horizonte.

@rood_omar

Ya reunidos en la sala, encendimos la fogata y nos tiramos en el sillón a editar y descansar. Después cenamos quesadillas (con queso, porque nosotros sí somos civilizados) y nos acostamos temprano porque habría que partir a las 9 am.

Yosemite, te despido con lágrimas en los ojos, tan abundantes como la cascada Bridalveil. El color de tus pinos, la infinidad de tus cascadas, y la perfección de tus montañas. Tu belleza es abrumadora. Siguiente parada, Sequoia National Forest.

By Manu Espinosa

Previous Post Next Post

7 comments

  • Alfonso Pedrero

    Abril 26, 2017 at 10:35 pm

    Los imagino explorando jajaja en realidad los imagino bastante buenos jajaja aunque se llamen unos malos exploradores, las imágenes muy bien logradas si captan su momento. que padre una buen probada del Yosemite un lugar que siempre he deseado ir, mañana veré que tal esta el Sequoia .

    gocenla y saludos

    1. Manu Espinosa

      Mayo 1, 2017 at 3:53 am

      Pedre qué chido, la verdad que Yosemite fue maravilloso. Abrazos.

  • dani

    Abril 27, 2017 at 4:13 pm

    Abrazar árboles es lo más increíble, sientes como tu energía y la suya se mezclan infinitamente, y cuando es momento de partir llevas una parte de la naturaleza en tu cuerpo y dejas una parte de ti en ella.

    1. Manu Espinosa

      Mayo 1, 2017 at 3:52 am

      Gracias Dani por el comentario, todos quedamos así, marcados por la experiencia. De verdad abrazar estos árboles ha sido mágico. Te queremos y extrañamos.

  • dani

    Abril 27, 2017 at 4:13 pm

    Abrazar árboles es lo más increíble, sientes como tu energía y la suya se mezclan infinitamente, y cuando es momento de partir llevas una parte de la naturaleza en tu cuerpo y dejas una parte de ti en ella.

  • Sarai C. M.

    Abril 29, 2017 at 11:28 pm

    Gracias por aclarar lo de las quesadillas, quede satisfecha con su nivel de integridad.
    (Estuvo buenísima la historia y la redacción)

    1. Manu Espinosa

      Mayo 1, 2017 at 3:47 am

      Muchas gracias, espero que nos puedas seguir leyendo durante todo el viaje 🙂

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *