Blog post

Día 8. Sobre ruedas en El Valle de la Muerte

Abril 28, 2017

Por @mayracarreno

Después de haber tenido un día tan cargado de emociones, despertamos a primera hora y nos alistamos para disfrutar el Airbnb de ensueño en el que nos estábamos hospedando. Es una casa que te transporta a alguna provincia de Francia y una vez más, Arturo musicalizó atinadamente el momento con el soundtrack de Match Point mientras que Fernanda alimentaba el Blue Jay de la ventana llamado Jack.

@imjustafox

Cada uno puso de su parte para meter todas las maletas en la camioneta y nos lanzamos de nuevo a la aventura. El pueblo de Three Rivers y sus afueras (Lemon Cove) estaban cubiertos por una nube blanca y sus verdes praderas nos inspiraban a sentirnos más agradecidos (sí, aun más).

Lemon Cove es un lugar de cultivos así que por la ventana veíamos pasar filas y filas de árboles y arbustos listos para dar su cosecha. Una vez más, Arturo haciendo de las suyas para musicalizar el momento de la manera acertada le dio play a Memory Loss de The Radio Dept.

Llegamos a un Diner llamado Black Bear en Portersville; es un lugar que a cada esquina donde voltees, verás una marca de oso; es muy cozy y delicioso.

@manumanuti

Más adelante paramos en una market que se llama Murray Family Farm, está en medio de la nada y parece la típica granja roja tradicional, donde la gente es sumamente amable. El paisaje de Bakersfield es como los fondos de pantalla que tiene Microsoft según Omar; son colinas de bellos pastizales que si pones atención, casi puedes escuchar como el viento las acaricia.

De Sequoia a Death Valley son más de 5 horas. Solo estuvimos un día en Sequoia y estaremos lo que nos quede del día presente en Death Valley, para dormir en Las Vegas.

– Deberíamos tatuarnos. Dijo Fer.

Todos acordamos que era una excelente idea. Arturo rebasaba todos los carros que teníamos enfrente, veníamos inspirados con la música de Fer y platicando sobre lo que nos había dejado Sequoia. De repente Arturo frenó un poco y me percaté de que era porque había un policía cerca, y justamente fue eso.

– ¿Viene? Me preguntó Arturo.

Veníaaa atrás de nosotros con las luces prendidas, así que apagamos la música y nos pusimos algo nerviosos.

-Wuu, algo emocionante para el blog. Dijo Manu, rompiendo la tensión en el carro.

Por fortuna solo fue un warning; el policía se portó muy amablemente, incluso le dieron gracia los chistes de Manu.

Hicimos dos paradas antes de llegar a Death Valley.

Primero Volamos un rato a Karma (el drone de GoPro) en un espacio plano y de roca desértica blanca. Omar y Rebe aprovecharon para sacar su penny.

@mayracarreno/@manumanuti

Más tarde, hicimos otra parada en un mirador, la ansia por llegar se hizo aun mayor.

@manumanuti

Pagamos la entrada de Death Valley por 25 usd y a unos metros nos enamoramos de las dunas. Arturo sugería ver qué había más adelante, pero todos teníamos ansias por bajarnos; uno, por que llevábamos todo el día en el carro y dos, porque ya habíamos visualizado qué fotos queríamos tomar. Nos dividimos sin querer en tres grupos, Arturo y yo nos adentramos a lo más profundo y alto de las dunas -puedo decir que hice el ejercicio del año. Manu y Omar tomaban fotos juntos mientras que Rebe y Fer estaban semi desnudas tomándose fotos, puro girl power en su esplendor.

@manumanuti

@fercaballero/@mayracarreno

@mayracarreno

@rood_omar/@imjustafox

@rebecoisse

De ida a las Vegas veníamos platicando de películas e historias de terror y después de parar en una gasolinera puse mi playlist de chilling; acto seguido, estábamos cantando los seis a todo volumen Bohemian Rapsody, incluso prendiendo las luces del coche al ritmo de la música (nunca lo hagan, es peligroso), pero disfrutamos al máximo este momento. Cada vez hacemos un bonding mas cañón.

Las estrellas llenaban el cielo de pequeños brillos como diamantina. A unos minutos de llegar a Las Vegas nos recibió una gigante nube negra de humo. Todos se preguntaban qué estaba pasando, al parecer un tráiler se estaba quemando y el incidente había sido muy reciente.

– Creo que nos quedaremos un buen rato aquí. Dijo sabiamente Fer.

Arturo estaba emocionado por ver a los bomberos en acción. Hoy fue un día de muchas aventuras, es sorprendente salirte de tu realidad y conocer el mundo.

By mayracarreno

Previous Post Next Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *