Blog post

Día 1. La Comunidad de los 6 intagrammers

Abril 20, 2017

5.30 am. Uber hasta el aeropuerto -lo pedí a la terminal 1, era la terminal 2 (empezamos bien el viaje jajaja).

Check-in veloz en las máquinas de Aeroméxico y luego a depositar las maletas.

@mayracarreno

Después llegó Fer con toda la energía espiritual que la acompaña siempre, aunque un poco menguada a decir verdad por la falta de sueño.

“No me tomes fotos, me veo horrible, no dormí nada.” (se veía súper bien jajaja)

El abordaje fue rápido, Fer se apoderó de la ventana, Arturo el asiento de en medio y yo en el corredor, porque soy el de la vejiga incidente de señora anciana, y hago pipí con mucha frecuencia.

@manumanuti

El desayuno en el avión estuvo rico aunque al parecer me he vuelto insaciable porque me quedé con hambre, tanto que sopeé el pan que viene en la bolsita de plástico en los remanentes de mi yogurt. Después, los tres nos tomamos un café e irónicamente, nos quedamos dormidos.

@fercaballero

Vuelo 668. Cuatro horas y media después aterrizamos en la ciudad de San Francisco. Arturo y yo pasamos sin contratiempos el control migratorio -aunque luego más adelante me vieron cara de granjero y me harían preguntas agronómicas del tipo:

– ¿Trae frutas o verduras?”

– Por supuesto que no.

A Fer en cambio, por estúpidamente sensual, la confundieron con una mula colombiana, y le hicieron un largo interrogatorio, hasta comprobar que no trajera drogas escondidas en el cuerpo. Después recogimos el equipaje y tomamos el tren interno del aeropuerto hasta la zona de renta de autos. Preguntamos en uno de los módulos por una camioneta para 6 personas y mucho equipaje, entregándolo en Las Vegas 16 días después.

– Claro, nos dijo una señora, mientras digitaba en su teclado a la velocidad del sonido (como la máquina de escribir invisible del Jefe Gorgori). Son 2,000 dólares sin el seguro.

– Ok. Gracias. No.

Nos metimos entonces a Internet y encontramos una compañía que nos rentaba todo por $1,100 dólares, un auto de la empresa vino a recogernos y fuimos por nuestra van a unos 5 km de ahí. Arturo y yo seremos los conductores designados.

“La camioneta es roja, esta es una buena señal”. Lo cuál se revelaría errado poco tiempo después.

La primera parada fue en un IN-N-OUT por una hamburguesa que nos matara el hambre, pero cuando bajamos nos percatamos que nuestra llanta, en un lapso de 5 minutos se había desinflado.

@manumanuti

Volvimos a la renta de autos y nos cambiaron la van por otra de color blanco. Volvimos a IN-N-OUT y en nuestra versión de #GordosPorElMundo San Francisco, nos pedimos tres órdenes de Cheeseburgers, con papas fritas y refresco.

Finalmente, manejamos una media hora hasta nuestro Airbnb en la Avenida Parnassus, muy cerca del Golden Gate Park. Nos recibió Catherine, la host francesa, y su casa denota inmediatamente que la dueña es una brillante diseñadora.

– Tengo miedo de tocar o romper algo jajaja.

Alrededor de las 10 de la noche fuimos s a recoger al otro trío:  Rebe, Omar y Mayra.

@mayracarreno

Y como aterrizaron famélicos, decidimos ir al Barrio de Castro, muy cerca de nuestro Airbnb, a cenar. Entre banderas de arco iris, “osos” semidesnudos con sombreros vaqueros, y una nube de marihuana tan espesa como el mismísimo Karl (así se le llama popularmente a la neblina de SFO) porque ayer fue el 4:20.

De puro milagro encontramos un lugar para estacionarnos a fuera de la casa.

“Arturo, gírale las llantas a la camioneta, porque dejarlas en línea paralela con la calle es ilegal” (ya saben, por las sutiles subidas y bajadas de San Francisco).

P.D. Primer día, y ya perdí mi bolígrafo de Instagram y mis lentes de sol jajajaja.

By Manu Espinosa

Previous Post Next Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *